sábado, 7 de diciembre de 2019

MONSTRUO TRUMP


























Hasta el momento, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, es un neoliberal disfrazado de ogro; señaló en un programa de televisión, el periodista José Angel Martínez Jiménez.  "Aunque su presión  de subir el salario minino a los trabajadores mexicanos no fue derivada de la bondad, ha sido gracias al gobierno de Trump, que se elevó tal sueldo. De igual forma, se respetó el voto  de la presidencial en México, se ha reconocido que las armas que llegan a México pasan por los Estados Unidos, se ha puesto orden a  la frontera sur mexicana y no se ha construido el muro fronterizo  con que había amenazado, ni han existido represalias por el apoyo  a los gobiernos de izquierda en América Latina por parte de México. Trump ha calificado al Presidente López Obrador, como un buen mandatario, pero hay que recordar que Estados Unidos  se rige únicamente por sus propios intereses invasores y económicos", apuntó  en su análisis.  (cortesía chalvs)


martes, 26 de noviembre de 2019

AFRICA ZAVALA EN SU MIRADA


























Profesional, hermosa y bella; así es la actriz AFRICA ZAVALA desde su mirada, y quien comenzó supliendo a una  actriz en una telenovela de televisa, para después, conquistar definitivamente al público.

lunes, 25 de noviembre de 2019

AIDA CUEVAS REINA DE GARIBALDI POR SEGUNDA VEZ
































Con la idea de sacar del hoyo en que se encuentra la fiesta de Santa Cecilia, las nuevas autoridades de la CDMX, determinaron echar toda la carne al asador, y coronar como reina, a la máxima figura de la música mexicana, por su importancia y arrastre popular, que es AIDA CUEVAS, y como princesas, nada menos que a dos de las mejores cantantes con Mariachi, que son Cecilia Gallardo e Itzel Hernández. Aida Cuevas fue coronada por segunda vez como reina de esta festividad de Plaza Garibaldi, y una vez coronada, determinó no quedarse hasta la conclusión de la fiesta, aunque estuvo un buen rato y repartió un ciento de saludos, autógrafos y compartió fotos con los espectadores.Nos queda claro que Cuando se organiza un evento por simple que sea, los involucrados siempre quedarán como "el cuetero", pero es indudable que la  máxima fiesta tradicional  de América Latina, que es la que se celebra en Plaza Gariabaldi para la patrona de los músicos, Santa Cecilia; no  alcanza las dimensiones que se merece, cuando no hay mandatario territorial, local o federal que quiera aparecerse  fisicamente y no por representante, para acompañar tal fiesta, -como lo fue en el caso de Ricardo Monreal, hace dos años-. Por otro lado, han existido líderes oportunistas y coronaciones llenas de amiguismos. La fiesta de Santa Cecilia registra dignas reinas como Rosy Arango o Valeria del Río, y princesas que deberían tener el carácter de reinas y que no lo fueron, y reinas que nunca lo tuvieron que haber sido. Se han tenido malas organizaciones, desde el maltrato a los periodistas hasta la falta de lona y de luz. El día de ayer en otra edición de esta celebración, parece que están cambiando las cosas, se coronó a una reina importante como lo es AIDA CUEVAS, aunque haya sido por segunda vez y bajo sus condiciones, y  también se coronaron  como princesas a Cecilia Gallardo y a Itzel Hernández, que bien hubieran podido ser las reinas, al tener los mismos méritos que la coronada con el máximo grado de la potestad real. Aunque se rompieron con algunas  tradiciones y libertades de la fiesta, también estuvieron presentes, autoridades más dignas que en otros años, aunque no hayan asistido los titulares del ejecutivo central, ni federal ni de la Alcaldía de la Cuauhtémoc; pero que nada puede compararse, la presencia de una funcionaria oportunista como lo era Amalia García, y solapadora del gobierno Mancerista, con  la Dra Soledad Aragón Martínez, nueva secretaria del Trabajo y Fomento al empleo de la Ciudad de México, en el gobierno de Claudia Sheinbaum. No sabemos si la Plaza Garibaldi carga con la maldición, de que a un patio tan tradicional para México, se le haya puesto el nombre de un australiano  como lo fue Peppino Garibaldi hijo de Ricciotti, pero confiamos que si es así, tal maleficio acabe, por medio de  los empresarios mexicanos, patriotas, empeñados y constantes,  de que Garibaldi pase por su mejor momento, así como por parte de las   autoridades honestas y por  artistas y amantes de nuestra música.